El software libre, motor de la sociedad digital.

♠ Posted by Mario in at 12:06
https://fbcdn-sphotos-e-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn1/902914_10151546501675909_900130329_o.jpg

por Alejandro Salamanca Mazuelo (*)

En la industria de la informática, algunas empresas crean resistencia hacia un producto de la competencia, diseminando información vaga, imprecisa, sesgada o tendenciosa. Esta táctica (poco ética pero eficiente), la usan cuando el costo por la publicidad inicial sobrepasa cualquier retractación posterior. Es tan conocida esta forma de eliminar a la competencia que tiene hasta nombre propio: FUD (del inglés Fear, Uncertainty and Doubt, en español miedo, incertidumbre y duda).

En los últimos años, una de las víctimas propiciatorias del FUD ha sido el software libre. Les ha sido fácil por el poco conocimiento de las personas acerca del tema. Si preguntamos al azar ¿cuánto sabes del software libre?, la respuesta casi siempre es «nada». Es más, si preguntamos ¿has usado alguna vez software libre? nos responderán que no. 

Entonces, ¿porqué las empresas hacen FUD sobre algo tan intrascendental?
Porque en realidad el software libre se está volviendo omnipresente.

No se sorprenda saber que su celular android o su navegador Firefox o Chrome son software libre. O que la NASA, GOOGLE, TOYOTA, FACEBOOK, la Bolsa de Valores de NY, la CERN y miles de megainstituciones y megaempresas usan software libre. En la internet, la mayoría de los sitios web, funcionan sobre software libre y es un software tan poderoso, que más del 90% de las supercomputadores del mundo lo han instalado. De igual manera, la mayoría de los dispositivos «pequeños» (celulares, televisores, heladeras, gps, kindle, microondas, sistemas de navegación de los autos, satélites, routers, juguetes, etc.) usan software libre porque no es complejo ni es enorme.

Ese desarrollo imparable en todas las áreas de aplicación resulta natural porque, el software libre, es afín a la idea del proceso colectivo de construcción del conocimiento científico que exige publicar los trabajos para ponerlos a disposición de toda la comunidad científica y la sociedad. De igual manera, en el software libre se alienta a que los programadores compartan su conocimiento y que permitan a los demás a que usen ese conocimiento de forma libre. Esta forma de ver y hacer las cosas, posibilita que los programadores no tengan que estar en un permanente estado de «descubrir la pólvora» y se dediquen a lo que no está hecho. Así, cada programador avanza más rápido y más centrado, «subido en los hombros de gigantes» como dijo Newton.

Los programas y sistemas del software libre son construidos sobre un conocimiento acumulado y progresivo. Millones de dólares, pesos, euros, yenes, etc. del trabajo de personas que realmente están compartiendo conocimiento en forma de líneas de código. Un producto mundial que permite la participación de los más grandes expertos y de aquellos que apenas están rozando la superficie.

En contraparte, el software que no es libre (llamado propietario o privativo), encapsula el conocimiento de su construcción para que, nadie pueda revisarlo, entenderlo o replicarlo (y que sea castigado severamente por las leyes si lo hace). Con esta forma de trabajo, cada proyecto tiene que empezar de casi cero y competir contra los que ya llevan años en el negocio. Una lógica de negocio del siglo pasado, donde compartir conocimiento es darle «herramientas al enemigo» y donde el cliente debe «depender completamente» del proveedor.

El software libre que en ese sentido es transparente, porque se provee del conocimiento y del código de cómo funcionan los sistemas, haciendo además imposible que se introduzcan rutinas adicionales con «agenda propia» (mecanismos de apagado automático «si no pagas a tiempo», el «ciberespionaje» o el malware). Además, permite que más personas (que entiendan el código fuente y los requerimientos del cliente) puedan dar mantenimiento al software y no exista una dependencia estricta hacia el desarrollador.

Son estas consideraciones, por las que el Estado Plurinacional de Bolivia ha adoptado al software libre como una tecnología viable para nuestro país y nuestra realidad. Un modelo de crecimiento tecnológico que permite la participación de más empresas en cualquier lugar del país, que prestarán servicios de desarrollo, adecuación, instalación y mantenimiento del software. Esa gran cantidad de empresas construirán una base sólida de desarrollo tecnológico sustentable muy diferente de la realidad actual, frágil y dependiente en extremo (sin mencionar el software ilegal).

Siempre es importante recalcar que el software libre, no significa que será gratis. Aunque en este caso, el dinero se quedará en su integridad en Bolivia, pagando a la gente por su conocimiento y trabajo en vez de por el «uso de licencias».

Por ejemplo, si los 339 municipios requieren un software, el Estado pagará una única vez (para el primer municipio). Los demás municipios no lo tendrán gratis, pues, deberán contratar empresas locales para que implementen ese mismo software (pero a un costo mucho menor que si comprar uno nuevo) y para darle mantenimiento o desarrollar nuevas prestaciones. Este modelo de negocios permite que, inicialmente las grandes empresas sigan haciendo software y que las pequeñas lo implementen. El Estado gastará menos pero habrá un flujo económico mayor hacia la sociedad. El software será más homogéneo y por tanto la mejora en un municipio, podrá significar la mejora en todos.

El software libre significa un nuevo modelo de negocios donde el Estado gastará menos y aún así, más dinero se quedará en el país. Significa –hay que precisarlo– , que alguien «no ganará como antes» y que no se quedará quieto viendo pasar el desfile de millones de dólares, euros y pesos, hasta ahora bajo su control. Así que debemos estar listos y pendientes. El modelo de negocios del siglo pasado, a su arsenal de «lobby» y «premio» ahora potenciará el FUD.

Queda remangarnos la camisa y empezar a aprender sobre este fascinante mundo del software libre; ver cómo actuamos, como participamos, como generamos y como ganamos en el negocio de los próximos siglos.
Todo está de nuestra parte.

(*) Miembro de la Comunidad de Software Libre de Bolivia.

La nota de opinión se publico en el suplemento Ideas de Página Siete. Domingo,  23 de Febrero de2014.

0 comentarios:

Publicar un comentario