Una red local lleva conectividad a Loma de San Cristóbal en Medellín.

♠ Posted by Mario in at 12:46

http://platohedro.org/wp-content/uploads/2014/06/1925354_1838542999620241_1419645342_n.jpg


Cuando Gabriel Jaime Vanegas llegó a la vereda La Loma del corregimiento San Cristóbal, hace 11 años, conectarse a internet era “un milagro”.
Desde entonces, en compañía de jóvenes ansiosos por la web y de colectivos ciudadanos, quiso desarrollar una red local que permitiera resolver los problemas de comunicación y difusión de la información entre la población de la zona. Lo lograron.

Nuestra Red: LaLoLib. Ese fue el nombre que recibió y con la cual él y su grupo, ConVerGentes, se hicieron merecedores del premio internacional Chris Nicol, otorgado por la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC).
Este reconoce las iniciativas que benefician a las comunidades con el uso de software libre, como la desarrollada por el colectivo rural, liderado por Vanegas.

Trabajar por la comunidad siempre fue una de sus principales motivaciones: desde hace 11 años es el coordinador de la filial San Javier-La Loma de la Biblioteca Pública Piloto.

Al identificar la necesidad de comunicación y difusión de la información entre la población de la vereda empezó a trabajar en la red. Fue hace más de seis años.
Luego de la profunda investigación, lectura de documentos y discusiones teóricas entre el grupo, la materializó hace seis meses. La mandaron a participar al premio internacional y el pasado 4 de junio les informaron que lo habían ganado, que el Chris Nicol era de ellos.

“Aquí no importa quién se ganó el premio, lo que importa es quién tiene la capacidad de presentar y sacar proyectos adelante para tener una comunidad conectada”, expresó Vanegas.

Sin embargo, la red no es internet, es conectividad: “Está pensada para la población rural y de zonas marginales, pues para los operadores de internet no es rentable ofrecerles el servicio. Por eso, en el campo colombiano hay un agujero negro en conectividad”, dijo Freddy Rivera, miembro de la Fundación @VivirenlaFinca, grupo que colabora en el desarrollo y consolidación de la red.
Es tipo malla –la red– y funciona con dos nodos, es decir, con dos puntos de intersección o conexión en un mismo sitio y el cual permite acceder al e-mail y a páginas web como Wikipedia y Google. Pero no a redes sociales como Facebook o Twitter.

Entre más nodos tenga Nuestra Red, la señal se expande, funciona mejor y más personas pueden acceder. Para Vanegas, este es uno de los retos que tienen que superar.

“Buscamos que la red tenga mayor estabilidad y usabilidad para que aporte a los proyectos locales”, dijo.

Es consciente de que el proyecto no está terminado y que hay que seguir evolucionando, resolviendo y construyendo cosas entre todos, pues aunque el premio se lo ganó Convergentes, insiste en que esto ha sido posible gracias a la sumatoria de esfuerzos y a la colaboración de entidades como Medellín Wireless, Unloquer, Plato Hedro, la Biblioteca Pública Piloto, entre otros.
Premio es importante

Para Vanegas el Chris Nicol es un incentivo que le dieron a la cultura de software libre que se desarrolla en Colombia. Habérselo ganado con ConVerGentes, en sus palabras, le permite seguir “soñando con una alternativa para todos”.

Por eso el siguiente proyecto es lograr la conectividad a través de los dispositivos móviles y, a largo plazo, expandir la red en todo el corregimiento.
Rivera, por su parte, aseguró que estas iniciativas de red libre tienen sentido en la medida de que son las comunidades las que forman red y no tanto las herramientas tecnológicas. Entonces la apropiación de los usuarios es indispensable, pues según él, ellos las construyen.

Pero lo urgente, para Rivera y Vanegas, es lograr que una comunidad entre montañas esté cerca del mundo.

Convergentes sociales

“Si no es divertido no lo hacemos”. Este es el lema de la Comunidad de Prácticas Convergentes de la vereda La Loma. Desde hace 11 años jóvenes autónomos y preguntones trabajan en el desarrollo de proyectos que apuntan a la solución de problemas de la comunidad.

Sus principales líneas de trabajo son tres: recuperar la memoria histórica y cultural de la zona, periodismo ciudadano para registrar y documentar la vida cotidiana y laboratorios sociales de aprendizaje colaborativo. De este último, resalta el laboratorio de cartografía, donde con el uso de ‘OpenStreetMaps’ construyeron su propio mapa de la vereda.

Para Cristina Mazo, lo mejor de ser parte de Convergentes es que “el aprendizaje es colaborativo, todo lo que se aprende es replicado en la comunidad”. Por eso, la labor que cumplen en La Loma es reconocida y respetada por sus pobladores.

MÓNICA MARÍA JIMÉNEZ RUIZ
EL TIEMPo.

0 comentarios:

Publicar un comentario